Banco Nórdico: Para cualquier rincón del hogar

El banco. Un mueble que en muchos hogares no verás jamás y, sin embargo, queda bien en cualquier lugar (aparte de dar mucho juego).

Comedor, salón, habitación, dormitorio, recibidor o baño. En cualquiera de estas estancias puedes colocar un banco, que ya verás como queda realmente bien.

Mira nuestra selección de bancos de estilo nórdico y deja volar tu imaginación:

 

En nuestra tienda online también puedes encontrar:

¿Dónde colocar un banco nórdico o escandinavo?

Pues en tantos lugares como tu imaginación te permita.

Vale, vale, sé que es una chorrada de respuesta. Venga va, te ayudo a inspirarte un poco:

Recibidor

banco con zapatero

Llegas a casa después de trabajar, no sientes los pies y lo que más te apetece es descalzarte y poner unas zapatillas cómodas. ¿Te suena?

Un banco con zapatero es lo que tu recibidor te está pidiendo. Siéntate en él, quita esos zapatos y relájate.

Además de ser muy útil sobre todo para casas pequeñas o con poco sitio de almacenaje, queda genial en los recibidores.

Comedor o cocina

Personalmente, me encanta la combinación de la mesa del comedor con un banco y unas sillas. Le da un toque diferente y se sale de lo convencional.

Otra opción para ahorrarte un poco de pasta: Si necesitas sillas para tu cocina, ¿por qué no pruebas a poner un par de bancos? Seguro que te sale más barato que comprar 6 sillas.

¿Tienes una cocina pequeña? Pon a prueba tu ingenio y arrincona uno a la pared. Que la falta de espacio no te frene para decorar. Mira en la foto de a continuación que bien queda:

banco en el comedor

 

Habitación

Para el dormitorio, lo que más me gusta es el banco a los pies de la cama. Si dispones de suficiente espacio, puedes comprar un banco con almacenaje para guardar la ropa de cama, mantas o sábanas.

banco a los pies de la cama

Si optas por la madera en color blanco, aportará calidez y calma a la habitación.

En cuanto a la decoración del banco, si optas por un estampado igual que los cojines de la cama conseguirás un efecto llamativo para la estancia en general. En cambio, si haces un contraste entre la cama y el banco, conseguirás resaltar ambos muebles.

Salón

Otro de los espacios en los que un banco puede resultar muy útil.

Si estás harta del típico puff o chaise longue para tu sofá, otra opción muy interesante es el banco o baúl con almacenaje.

Puedes colocarle unos cojines para que te sirva de asiento y, a la vez, para guardar mantas o cualquier cosa que se te ocurra.

Si tienes ventanas en el salón, un banco colocado debajo puede ser una zona en el que puedes disfrutar de un rato de lectura. Crea un ambiente para ello, como en la foto de aquí abajo:

espacio para la lectura

Baño

Reconozco que un banco no es una opción para todos los baños, ya que cada vez los hacen más pequeños.

En caso de que dispongas de un baño lo suficientemente grande, un banco puede hacer la estancia más atractiva y salirse un poco de lo común.

bancos en el baño

Una buena opción, es un banco con estantes para guardar toallas (como el de la foto de arriba), cestas de mimbre con productos del baño, unas flores secas, etc.